Don Lupe Reyes: el oficio del destino

Featured image

Soy un inútil pobre ranchero,
siempre carezco de buenas letras
pero en la marcha que es de los poetas
me inspiro mucho por ser versero.

J. Guadalupe Reyes Reyes

Don Lupe Reyes: el oficio del destino. Por: Agustín Escobar Ledesma

Don Lupe Reyes y los Reyes de El Refugio es un cuarteto musical perteneciente al territorio del huapango arribeño formado por la familia Reyes Noyola, oriunda de El Refugio, municipio de Arroyo Seco, Querétaro. De ellos, a decir de don Lupe Reyes, padre de los otros tres integrantes, Miguel es primer vara y rey de bastos; Vicente es segundo vara y rey de espadas; Gualberto es jaranero y rey de oros. Al final aparece J. Guadalupe Reyes con su guitarra quinta hupanguera, rey de copas porque, él mismo lo confiesa, “de veras me encanta el vino”. Sin embargo, a este singular rey lo que más le apasiona es la poesía que se le revela entre los surcos de la milpa  desde mediados de la década de los cincuenta del siglo xx, cuando empezó a pergeñar sus primeros versos decimales. Don Lupe Reyes ha dedicado la mayor parte de su vida a la poesía decimal campesina en múltiples enfrentamientos poético musicales en diversas topadas de la región serrana.

Sigue leyendo

La Danza de los Concheros en Querétaro

Featured image

Fotografía: Mlópezs.  mlopezs.blogspot.com/

 

LA DANZA DE LOS CONCHEROS EN QUERÉTARO                                                                  Ma. Adriana Griselda Mota Pérez

El estado de Querétaro es reconocido como sede de la mesa central de las danzas de Concheros, “El es Dios”, es una frase de batalla muy importante entre la comunidad conchera.

La Danza se realiza principalmente durante la fiesta de la Santísima Cruz de los Milagros, que es la más importante y tiene lugar en el mes de septiembre, sin embargo hay otras fechas como el Señor de Esquipulas en febrero o cuando son invitados por otros capitanes a acompañarlos.

Los danzantes tienen la obligación de presentarse a la velación la noche anterior a la fiesta puesto que dice la consigna “el que no vela, no es conchero”, en ella se cantan alabanzas hasta la madrugada, el capitán entrega “las palabras (comisiones) a quién se encargará de la vigilancia, de los estandartes (arbolitos), a la sahumadora (encargada de limpiar el espacio) y a quien se encargará de dar la palabra a quién llevará la danza.

Sigue leyendo