LAS MOJIGANGAS DE SAN MIGUEL ALLENDE,GTO

Featured image

Agradeciendo la invitación a mi Amigo Raúl Martínez Lara  de la Delegación Guanajuato del IIDDMAC, el 29  de Septiembre  del 2008, para estar en la fiesta  dedicada al Santo Patrono  de la Villa, también conocida como  “la Alborada”  en San Miguel Allende, Guanajuato.

 LAS MOJIGANGAS DE SAN MIGUEL ALLENDE, GUANAJUATO.

 CREADOR DE GIGANTES SUEÑOS

 “La cultura es la esencia y sentido verdadero de la vida”, con esta máxima inicia la conversación Leopoldo Estrada Buenrostro, sanmiguelense que ha sido distinguido como “Promotor Cultural y Portador de la Tradición a través de actividades en su comunidad”.

 El  2 de junio 2011, en el capitalino Teatro Juárez le tocó a Leopoldo Estrada ser honrado por el Instituto Estatal de la Cultura y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) a través del Centro de las Artes de Guanajuato, al lado de otras dieciséis personalidades de la cultura popular; nativos de otros municipios del estado y especialistas en disciplinas artísticas como Cestería, Cera, Lapidaria, Textil, Música, Alfarería, Talabartería, Joyería, Juguete, Cartón, Talla en madera, Jarcería, Metalistería.

 Este creador popular es médico de profesión, nació en la comunidad indígena chichimeca del Valle del Maíz, de San Miguel de Allende, Guanajuato, el 15 de noviembre de 1950. Ha dedicado más de un cuarto de siglo al arte de la cartonería, especializándose en la creación de Mojigangas. Muñecones que bailan principalmente en la Fiesta de la Santa Cruz del Valle del Maíz, en la segunda quincena de mayo. Y en la fiesta patronal de San Miguel Arcángel en el mes de septiembre. En otras fechas, a lo largo del año, también visitan algunas rancherías y bailan en otras festividades patronales. Para fin de año son parte principal del elenco del Festival Cultural de Xichú.

 La aportación cultural de Leopoldo Estrada inició en septiembre de 1985, la inspiración le llegó al “sentir la paciencia y el amor con que don Lupe Rodríguez acariciaba el papel con el engrudo, dando formas de vida a aquél material inerte”. Conmovido por el recuerdo de su amigo y maestro en la cartonería sanmiguelense, cuyo trabajo quedó registrado en algunos libros de arte popular editados en el extranjero, nos confió: “Maravillaba su trabajo en papel maché, globos de cantoya, castillos, toritos, mojigangas. Hacía un inimaginable ajedrez de charros y chinas poblanas de cinco centímetros cada pieza”.

 Nos compartió que el homenaje que recibirá lo dedica a todos los creadores de la cultura popular, vivos y fallecidos, mexicanos y de otras partes del mundo, “porque sin la aportación de ellos no se puede hablar de un antes, un hoy y un mañana. Necesitamos hacer más fiesta, más tradición. Bailar más Huapango, dejar el sueño en el desvelo de más topadas.”

 Al preguntarle por uno de los momentos culminantes de su devoción a las Mojigangas, recordó: “en las fiestas del año 2000 hicimos numerosos personajes especiales: Un sacerdote azteca, Gandhi, Einstein, un astronauta y muchos otros célebres. Quisimos que renacieran en Mojiganga importantes actores del siglo XX antes de estrenar el siglo XXI que vivimos hoy. Cada año la producción es temática, conforme a lo que pasa en el mundo o en el país.” Nombró algunos personajes que han tenido el honor de bailar renacidos en Mojiganga como Zapata, Frida Khalo, Diego Rivera, José Alfredo Jiménez, Carranza, Pancho Villa, La Adelita, La China Poblana.

Featured image

Agregó que sueña con repetir su participación en el Festival Internacional Cervantino (FIC) durante la actuación de Guillermo Velásquez y los Leones de la Sierra de Xichú, que hace dos años que no se presentan en la Alhóndiga.

 No sin pesadumbre nos habló de algunos tropezones, obstáculos e incomprensiones que han sufrido las Mojigangas y los mojigangueros, particularmente el año 2010, durante la fiesta del Santo Patrono San Miguel Arcángel, ocasión en que la presidencia municipal les prohibió bailar conforme a su tradición y devoción añeja. “Lo más triste de ese día fue ver a los niños desconsolados que no pudieron bailar su mojiganguita”.

 De las figuras del diablo y la muerte, siempre presentes en la comparsa mojiganguera, describió que son propios de la Danza de Rayados del Valle del Maíz, “nos pertenecen, son de la familia por eso siempre están invitados al baile y la fiesta. Y añadió: “La Tarasca es otra figura controvertida que fascina o espanta. La gente se pregunta qué tiene que hacer una serpiente en la punta de la columna o procesión a la Santa Cruz o al santo patrono, les he explicado primero que no es una serpiente o dragón chino, sino la representación que los españoles católicos usaban para personificar al diablo en el teatro de catequización durante la conversión religiosa de los indígenas, principalmente en la Ciudad de México, de esto hay documentos que lo prueban.”

 Nos habló de lo pesado de las Mojigangas antiguas, casi treinta kilos, a diferencia de las actuales de sólo veintidós. “Antes, los materiales pesados eran el blanco de España mezclado con pegamento y pintura. Ahora conservamos el carrizo, el cartón, el engrudo y para la estructura interna reforzamos con un recuadro de ángulo; ya no usamos la tela de gallinero y para las cabelleras adoptamos materiales más ligeros que el ixtle, aunque algunas veces sirve para la melena de los diablos. De la altura ahora son un metro más bajas y de ancho sólo noventa centímetros, a diferencia de un metro y medio de antes.”

Se refirió con recuerdo fraternal a sus primeras Mojigangas: Chon y Clara, en aquéllos años más de una ocasión su hermana la pintora y reconocida grabadora Aurora Estrada (q.p.d.), se ocupaba de pintarles expresiones fabulosas en el rostro.

 Se mostró anhelante por el día en que logre hacer una hermosa y seductora Sirena, “aunque no le pueda ofrecer el mar en esta geografía”.

 Uniendo sus gruesas manos de hombre chichimeca, expresó su agradecimiento con la vida por haberle regalado el destino de estar cerca de la cultura, de vivirla y compartirla con todo aquél que la busque o la quiera, sin importar su religión, raza, credo político, nacionalidad o posibilidad económica. Se autodenominó “terco, porque sólo así se explican tantos años en esto. Yo no hago Mojigangas para vivir, sino para agradecer a Dios por la vida y todo lo que nos da”.   

 Su trayectoria no sólo se ha escrito como jurado en concursos, convocatorias y certámenes culturales. También en los numerosos talleres que ha dirigido y por su frecuente presencia en festivales celebrados a lo largo del territorio mexicano.

 Más allá de la frontera nacional, las mojigangas del Valle del Maíz han viajado en clase turista a tierras tan lejanas como Washington, D.C. EE.UU. (Mayo-1988) Londres, Inglaterra (Agosto-1997) Berlín, Alemania (Agosto-1999) Nueva York, EE.UU. (Diciembre-2001). Québec, Canadá (Septiembre-2006)

 Polo, como lo llaman sus amigos, es miembro del Consejo Sanmiguelense de Arte y Cultura, A.C. (CONSAC). Organismo en el que comparte membresía con actores consolidados de la cultura sanmiguelense como: José Luis Aguascalientes Palma, músico y violinista fundador de los populares Hermanos Aguascalientes; Gabriela Zepeda Garcia Moreno, directora de la zona arqueológica Cañada de la Virgen, Adolfo Rubio Salazar, Premio Estatal de Periodismo Cultural 2005, con Maruja González escritora Premio de novela Jorge Ibargüengitia; entre otros destacados. El CONSAC instituyó a partir de 2010 la entrega del galardón al Mérito Ciudadano: Medalla Bicentenario Generalísimo Ignacio de Allende y Unzaga. Presea recibida por la Matadora de toros Hilda Tenorio, el escritor Taibo II y el ex rector de la U.N.A.M. Juan Ramón de la Fuente, entre otras personalidades mexicanas.   

 Con pasión de niño relató la forma como transporta estos gigantes en un vuelo internacional. Al respecto expresó que el reto más importante en estos años ha sido “innovar la tecnología chichimeca de punta”, que permitiera la hazaña de hacer desarmable la Mojiganga a tal grado de viajar en un vocho cuatro de ellas con sus respectivos bailadores.

 Al final del encuentro guardó un lugar especial para hablar de sus novias: Mojigangas que representan mujeres de rostro alegre, franca sonrisa, cabellera al aire, dispuestas al goce con sus exuberantes senos que desbordan por sobre la tela de sus floridos vestidos. Recordó haberse inspirado en la belleza de la muy conocida “Goya”, pues en cada una de estas creaciones hay mucho de cómo era esta mujer que con mérito se ganó el secreto título de educadora sexual de varias generaciones.

Featured image

Ahí van las novias de Leopoldo Estrada, bailando y arrancando suspiros al más disimulado, quizá arrebatos de pudor a la menos recatada. Contagiando su ligereza de andar por la vida al son que le toque la banda de don Anselmo

Aguascalientes. Viviendo intensamente la fiesta porque han nacido para ella y morirán cuando esta concluya. La fiesta es su alma, su motor, su fuerte motivo de renacer cada año de la humanidad, el ingenio y la imaginación de los mojigangueros del Valle del Maíz, del Barrio de Guadiana; de todo aquél que se permita la libertad de crear arte popular.   

 Siendo médico, una profesión que salva vidas y contribuye a la salud de la población, me dio la impresión que es más sanador de almas, con esa risoterapia colectiva que se escucha en los flancos humanos que esperan cada año el paso de las Mojigangas por las calles de San Miguel de Allende. ¿Qué puede ser más saludable y benefactor que la alegría y la fiesta genuina?

 Se dio tiempo para agradecer el amor y compañía de su esposa la doctora Norma Ramírez, sus hijas Alejandra y Erandeni. Recordó a su hijo Leopoldo Estrada Ramírez (q.p.d) y a su amigo Charles Glass (q.p.d), acentuó el apoyo recibido de sus hermanos y expresó con voz que sale del alma:

 “Tengo la vida que es lo primero,

Materia prima de lo posible,

Cartón y maña que es combustible,

Y el falso mito de mi sombrero.

Soy por destino mojiganguero,

Y nadie sabe que yo me empeño

En el abismo de mil preguntas

Buscando el ixtle para mis puntas.

Tengo colores,

Tengo el diseño de hacedores mojigangueros,

Y a mi me toca tejer en sueño

En los telares de la pachanga

Bailando alegre mis Mojigangas.

Tengo colores, tengo el diseño”.

Fuente: El Sol del Bajío. 31 de mayo de 2011   

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s